La tienda del Prado

Entrar en la tienda del Museo del Prado es como hacer desfilar ante ti toda una pasarela de objetos y recuerdos relacionados con las joyas del arte que se atesoran en aquel lugar. Es uno de esos lugares donde la palabra “mercantil” pierde buena parte de la carga peyorativa que -al menos para nosotros los posmodernos y premilenials – tiene  y es acompasada por conceptos como “buen gusto”, ” afición a lo exquisito” o “amor al arte”. Por ello, resulta especialmente gratificante, a la vez que evoca a una suerte de “consagración”, el ver a nuestra Guía de aves del jardín de las delicias en uno de sus anaqueles. Nunca antes, las aves de nuestra guía, estuvieron tan cerca del jardín  – unos metros- en el que nacieron. El libro, además de ser un libro – ya estaba en la librería del Prado- ha pasado a catalogarse como un objeto, en la acepción más noble del término- ahora está en la tienda-.

 

 

La Guía en PANTA RHEI, Madrid

El  28 de septiembre, a las 19h. encuentro-coloquio con los autores de la Guía.

Esta vez en el barrio de Chueca, en PANTA RHEI, librería especializada y dedicada a las artes visuales por excelencia de Madrid, donde la  Guía de Aves del Jardín de las delicias comparte ya estantes con libros de arte, diseño gráfico, cómic, fotografía, ilustración, publicidad…

Librería PANTA RHEI, calle Hernán Cortes, 7, Madrid
La guía de aves del jardín de las delicias en Panta Rhei

 

 

 

 

El taller Mil Periplos

A veces, siguiendo el vuelo de las Aves del Bosco nos topamos con sitios y cosas asombrosas como este taller artesanal de encuadernación, dónde se crean cuadernos, libros, agendas, álbumes y un montón de maravillas más, todas hechas con máquinas, herramientas y formas de hacer antiguas, rescatadas del óxido y el olvido.

Pura creatividad y belleza, en Málaga, entre papeles, cordones, chiflas y maderas. Se llama Mil Periplos. Orgullosos y admirados al ver dónde han llegado las aves del Bosco y agradecidos por como han acogido su revoloteo.

Hoy se incorpora a nuestra sección de librería un título muy esperado: Guía de aves del Jardín de las Delicias, del ilustrador Manuel García y la historiadora del arte Pepa Corbacho. En este libro, realizan un recorrido para dibujar, describir y catalogar la loca fauna que El Bosco imaginó en su obra cumbre. Un meticuloso repaso, siempre desde la pasión que los autores sienten por la naturaleza y el arte, a la colección de más de cien especies de pájaros incluidos en el tríptico.
(Fotografías originales y propiedad de Mil Periplos).

 

 

 

 

El misterioso pasillo de la Infanta

Por Pepa Corbacho y Manuel García.

Según la tradición, El Jardín de las Delicias del Bosco estuvo en los aposentos de Felipe II durante los últimos días de su vida. Numerosas fuentes dan por hecho que el monarca, profundo admirador del pintor, hizo que colocasen el tríptico frente al lecho en el que estaba postrado para facilitarle el trance místico de sus horas postreras. Ello pondría el acento en el carácter piadoso y religioso del cuadro, que a ojos del rey y de todos aquellos quienes contemplasen la obra, debía de ser indiscutible. Ese carácter piadoso que se le otorga al cuadro es el que podemos desmontar y ver El Jardín de otra manera, apoyados por la investigación y nuestra propia interpretación.

A veces, la investigación sobre el terreno de hechos validados a lo largo del tiempo, regala hallazgos sorprendentes. Como el que nos encontramos cuando, durante el proceso de documentación de la Guía de Aves del Jardín de las Delicias, indagábamos los pasos del cuadro a lo largo de los siglos. Hace unos meses visitando los aposentos del Escorial en los que el Habsburgo aficionado al Bosco pasó sus últimos momentos, nos percatamos de algo que, a pesar de ser sorprendentemente obvio, parecía haber pasado desapercibido a demasiada gente durante mucho tiempo. No eran necesarios sesudos estudios científicos para llegar a la conclusión de que el Jardín de las Delicias del Bosco no pudo estar desplegado en aquella pequeña estancia, sencillamente porque… no hubiese cabido. En efecto, la pequeña habitación donde el rey falleció no posee en ninguna de sus paredes espacio suficiente para albergar un cuadro de 389 x 220 cms (ni siquiera cerrado, con 195 x 220 cms).  Consultando los planos originales del Escorial, descartamos la posibilidad de que la estancia hubiese sufrido reformas posteriores que hubiesen modificado sus proporciones. Ante esta situación insólita surge la fascinante cuestión acerca del lugar exacto del Escorial en el que estuvo el cuadro desde su llegada a España  en el siglo XVI hasta su traslado al Prado, en 1933.

plano-stancias-felipe-ii limpia - copia
Plano histórico
Plano  del Escorial.

La emocionante búsqueda de pistas nos llevaría a los Libros de Entregas de Felipe II, que actualmente se encuentran en el Archivo General del Palacio Real, en los que José de Sigüenza anotó los registros de cada una de las obras de arte que llegaban desde todas las partes del reino. Y no sólo anotaba su descripción, sino también el lugar del palacio al que cada obra se destinaba. Concretamente, el cuadro que nos ocupa aparece registrado en 1593 como «tabla al olio, con dos puertas, de la bariedad (sic) del mundo, cifrada con diversos disparates de Hierónimo Bosco, que llaman Del Madroño» y anota que fue destinado  a la Galería de la Infanta. El jerónimo se refería a la dependencia de Isabel Clara Eugenia, hija del rey que vivió con él en el Escorial hasta la muerte de este.

Páginas  Libro de Entregas de Fray José de Sigüenza,  valioso inventario donde se registra la entrada y la situación del cuadro del Bosco en el Escorial.

En un principio no podíamos localizar la Galería de la Infanta pues, actualmente, ninguna estancia, aposento, pasillo o corredor es denominado por tal nombre en el Escorial. Pero una vez más los antiguos documentos nos volverían a guiar, en este caso una fotografía en una vieja postal  salida a finales del siglo XIX del laboratorio madrileño de los fotógrafos suizos Hauser y Menet. Bajo la fotografía se podía leer Galería de los aposentos de la infanta. Palacio de Felipe II. Sólo quedaba comprobar si tal Galería seguía existiendo tal cual, intentar visitarla y procurar imaginarnos el cuadro del Bosco expuesto en ella (tal y como no pudimos hacer en los aposentos de Felipe II). Tras desobedecer y esquivar a los sufridos vigilantes, incumpliendo las normas del recorrido, localizamos  el pasillo que conducía a los aposentos de la hija del rey y que coincidía milimétricamente con la fotografía de la antigua postal. Efectivamente, este pasillo poseía todos los ingredientes para ser el lugar que buscábamos: y al que se refería la entrada de José de Sigüenza, una espaciosa pared donde hubiese cabido sobradamente el tríptico, bien iluminada con luz natural y perteneciente a la red de pasillos privados de la familia real.

 

La Galería o pasillo de la Infanta, a finales del siglo XIX y en 2018

 

Plano señalando las distintas estancias y  localizando el pasillo de la infanta

 

Todo indica que este discreto y olvidado pasillo, en una época solo transitado por reyes, princesas y personas de mucha confianza – para el servicio y la plebe existían otros pasillos- ,  es  el que albergó durante tres siglos y medio una de las obras pictóricas más emblemáticas de la historia y que hoy es contemplada cada día por miles de asombrados visitantes de todo el mundo.